miércoles, 28 de diciembre de 2016

1956. Glosa a Juan Talega, por Alberto García Ulecia

A Manolito Pérez

Juan Fernández Vargas, "Juan Talega"

La cavernosa voz Juan Talega se apagó hace ya casi medio siglo, mas su atávico eco continúa retumbando en el podio de honor de los cantaores prelidectos de buena parte de la afición flamenca.
Nacido en Dos Hermanas en 1891, las raíces familiares de Juan Fernández Vargas -que así se llamaba- se adentran hasta la vecina Alcalá de Guadaira, de donde es originaria la saga de "Los Paula", a la cual pertenecía. Su abuelos fueron José Fernández "El Gordo" y Amalia Franco "La Paula", de la que se adoptó el apodo siguiendo la costumbre matrilineal de la tierra. Un hijo de esta pareja, Agustín, se trasladó a vivir a Dos Hermanas, ciudad en la que un socio de negocios llegó a decirle que ganaba el dinero "a talegas", perpetuándose la frasesita como apelativo. Y claro está, de "Agustín Talega" pasó el apodo a su hijo Juan, siempre conocido como "Juan Talega", al que ya en la decada de los treinta hemos localizado con este remoquete participando en fiestas, de lo que próximamente nos ocuparemos. 
En cambio el tío de Juan, Joaquín, se quedaría con el remoquete de "Joaquín el de la Paula", y siguiendo este uso, su primo Manuel Fernández sería conocido como "Manolito el de María". 

Joaquín el de la Paula y Manolito el de María

Fueron muchas las ocasiones en la que Juan Talega brindó su arte por las tierras moroneras, bien en el festival del Gazpacho Andaluz o en fiestas privadas, ya fuesen en la finca de Esparteros de Donn Pohren o las que organizaban "Los Llorones". Nos cuenta Manolito Pérez, testigo cabal de aquellas reuniones, que para venir a Morón Juan tan sólo pedía que "lo porteasen". 


Precisamente en diciembre de 1956 Juan Talega anduvo por Morón, "una vez más", como recalcaba Alberto García Ulecia, que aprovechando la visita del cantaor nazareno le dedicó el siguiente artículo en el semanario Arunci:


  
Y nos despedimos, como no podía ser de otra manera, con el cante de Juan Talega:

No hay comentarios:

Publicar un comentario