jueves, 12 de septiembre de 2019

Silverio, "er mejón cantaor der globo"

En 1916 habían transcurrido veintisiete años desde la muerte del gran Silverio Franconetti. Con todo, el áurea de su impronta cantaora aún revoloteaba en el ambiente artístico y los cenáculos de intelectuales.

Un ejemplo lo encontramos en la obra que Aurelio Varela y Francisco de Torres  publicaron ese año, "Música, Luz y Alegría", en la que nuevamente se resaltaba la supremacía del astro de La Alfalfa:



1864. Nace en Sevilla una hija del Fillo Chico y La Andonda


En nuestro segundo volumen de la colección Cal y Cante nos ocupamos, además de Silverio Franconetti, de las figuras del Fillo (Antonio Ortega Heredia) y su hijo, Francisco Ortega Vargas, al que denominamos Fillo Hijo o Fillo Chico, el cual andaba emparentado con María Amaya Heredia, la presumible Andonda. 

Esta pareja, además de residir en Málaga o Morón, también pululaba por Sevilla, como asegura la tradición oral. Días atrás rescatábamos unos documentos -ya referenciados en el libro- que los situaban en Sevilla en 1871. Pues hoy le toca el turno a uno de 1864, concretamente a la partida de nacimiento de una hija de Francisco y María, alumbrada en la Ciudad de la Giralda y bautizada en la parroqia de San Vicente:




1887. El Café Silverio, el súmmum del flamenco

A su bagaje como cantaor Silverio Franconetti sumaba el de empresario. Esta faceta suya, tan importante a la postre para la historia del flamenco, la inició al poco de su regreso de Suramérica, cuando formó sus primeras compañías artísticas. Luego, a comienzos de la década de los setenta, abrió el Salón de la calle Tarifa, y ya en 1881 el Café Silverio, en la calle Rosario. 

Para los artistas el ser contratados para el Café Silverio debía ser el súmmun de sus aspiraciones, pues el local del astro de La Alfalfa se había convertido poco menos que en La Meca del Flamenco.

Esta circunstancia quedaría reflejada en algunas obras teatrales, como por ejemplo la que hoy repescamos, La Agencia de Don Blas, original de Rufino Cortés y Carlos L. Olmedo, estrenada en diciembre de 1887 en el Teatro Cervantes de Sevilla. En el transcurso de la trama, Consuelo la Macarena, la protagonista, para resaltar la importancia de su arte, presume de haber actuado en Café de Silverio...


La Moreno en un bautizo junto a Centeno

María Moreno Vargas no era sevillana, pero como si lo fuese. En la ciudad de la Giralda se desarrolló como artista y dejó su escuela, con esos cantes que llevan su impronta.
Artista de fiestas, aquí la tenemos actuando en un bautizo junto a Manuel Centeno. En
aquellas fechas La Moreno era la número uno en reuniones íntimas, como acreditan los elogios que hacia ella aparecen en numerosas crónicas de la época.


jueves, 22 de agosto de 2019

Juan Talega, o Talega Hijo, actuando en una boda


TALEGA HIJO
Cuentan que a Juan Talega (Juan Fernández Vargas, 1891-1971) le llegó el apodo de su padre, Agustín Fernández Franco, alcalareño que afincado en Dos Hermanas abrió un fructífero negocio, tanto que "ganaba el dinero a talegas", y de ahí el origen del remoquete. Existen otras versiones acerca del origen del mismo, pero en el día de hoy nos ocupa otra cuestión.
Lo cierto y verdad es que Agustín cantaba, y lo debía de hacer bien, tanto que hasta el propio Rafael Pareja contaba que Agustín lo hacía mejor que su hermano, que no era otro que Joaquín el de la Paula.
Juan no solo heredó de su padre la afición al cante, sino también el apodo, de modo que en sus comienzos era conocido en Dos Hermanas como "Talega Hijo".
Hoy rescatamos una noticia que nos lo confirma.
Como pueden comprobar Juan debía cantar en celebraciones, como la boda que nos ocupa.
Por cierto, hasta que aparezca otra anterior, es la primera noticia de Juan Talega en prensa. 
 
 

El Fillo y la Toná de los Pajaritos

Antonio Ortega Heredia "El Fillo" se afincó en Triana en abril de 1828. Luego retornaría a El Puerto de Santa María, para al cabo de un tiempo afincarse definitivamente en la orilla derecha del Guadalquivir sevillano.
Habíamos oído hablar de las seguiriyas, soleares, polos y cañas del Fillo, cantes que le dieron nombradía. Pero a estos estilos hay que añadir uno más, la Toná del Pajarito, cante estrechamente vinculado con el Puerto de Santa María, como han dado fe la saga de los Niño portuenses.
¿Quién nos habló de la Toná del Pajarito y de su relación con El Fillo?. Pues un personaje íntimamente ligado a su familia. Se llamaba Antonio Rodríguez Vargas, y no era otro que el hijo de Manuel Cagancho. Con el tiempo lo apodaron el Rubio Cagancho.
Antonio nació en 1877 y sus padrinos de bautizo no fueron otros que María de los Santos Leandra Vargas Filigrana, conocida como Alejandra, la que fue esposa del Fillo, y un hijo de este, Francisco Ortega Vargas, tal y como pueden comprobar en su partida de bautismo.
Las declaraciones del Rubio Cagancho aparecieron en el ABC en 1942. Toda una joya.


martes, 13 de agosto de 2019

1871. Nace en Triana un hijo del Fillo Chico y La Andonda

Pues como estamos en agosto, rescatamos un par de documentos de este mes... pero de 1871.
Las andanzas de Francisco Ortega Vargas (Fillo Chico o Fillo Hijo) y María la Andonda los conducían de un lado a otro. Lo mismo estaban en Málaga, que en Morón, que en Triana, tal y como siempre ha asegurado la tradición oral.
Pero las remembranzas orales hay que confirmarlas, nada de dar por cierto algo tan solo porque así lo asegura la leyenda.
Y este par de documentos nos sitúan al Fillo Chico y a su pareja La Andonda en Triana. Allí en agosto de 1871, en el denominado Corral de los Corchos, la rondeña parió a su hijo Francisco.
Historias de Cal y Cante.